Por Nadia Gibaja

Algo que me alegra el corazón es comer tiramisú. Nadie en mi familia hace habitualmente esta receta. De hecho el tiramisú es un postre que descubrí de grande, y estoy total, completa y absolutamente enamorada de él.

En esta nueva entrega de mi recetario personal les acerco esta copa de tiramisú que es un quilombo de sabor.

A VOLAR…

Ingredientes:

–           ¾ taza o 160gr de azúcar.

–           400 cc de crema de leche o nata.

–           600 gr de mascarpone.

–           7 yemas.

–           1 medida de cognac.

–           1 taza de café.

–           2 paquetes de vainillas.

–           Cacao amargo en polvo y chocolate semi amargo para la terminación.

Pasos:

Poner un bowl a baño maría sobre la ornalla. Volcar allí las yemas. Batirlas, por 5 minutos aproximadamente e ir incorporando el azúcar y el cognac. Retirar del fuego y batir hasta que las yemas estén a temperatura ambiente. Las yemas van a crecer y quedar cremosas, como una crema, si esto sucede, buena señal.

A continuación batir el mascarpone por dos minutos con un batidor de mano.

Verter las yemas sobre el mascarpone e integrar con movimientos envolventes. Sumar la crema de leche semi batida y mezclar suavemente.

Hidratar las vainillas en el café.

Armado de la copa:

Disponer la primer capa vainillas en el fondo de la copa. Agregar una capa de la crema que preparamos. Espolvorear el cacao, rallar chocolate, y repetir el paso. Lo impotante es que al final quede una capa de crema espolvoreada con cacao y chocolate.

Enfriar en heladera y VOILÁ!