Silvana Paniagua:  la historia de tres generaciones de mujeres misioneras, marcada por el diseño y la creatividad

Nadia Gibaja

Para Silvana la costura es mucho más que un medio de vida, usa el diseño para comunicar valores, como por ejemplo la “capsula” inspirada en Mujeres Argentinas, o el cuidado del medio ambiente a través del uso de telas ecológicas.

Silvana Paniagua pertenece a la tercera generación de mujeres en su familia que se dedica al rubro textil.

Su historia sin dudas es inspiradora, por eso desde Magazine Henryka fuimos a conocerla y esto nos contó: 

H: ¿Cómo arranca tu camino como diseñadora? 

S: “Oli es mi abuela. Ella es la que me transmite el legado. A mi mamá primero y después a mí. Y también tengo toda mi familia materna que nos dedicamos al textil. Terminé el colegio en  2005 y después me puse a estudiar varias carreras. Fui mutando, hasta que me encontré con la carrera de diseño. Ahí empecé a estudiar, terminé la carrera, probé hacer uniformes a empresas, textiles de deco, todo lo que pueda abrir el abanico de la costura yo lo hice, y bueno, hasta que en el 2021 me decidí a largar la marca personal, que fue en donde me sentía más a gusto y donde podía realmente mostrar lo que hacía.”

H: ¿Cómo definirías tu estilo?

“Trabajo diseño autor. Que quiere decir que no sigo tendencias, no uso colores de temporada, sino más bien trato de hacer y diseñar prendas que sean combinables entre sí, entonces también tenemos en nuestro placar prendas que nos puedan servir con terminaciones buenas que sean duraderas.”

H: “¿Y dónde encontrás inspiración para tus diseños? 

S: “En mis diseños trato de buscar inspiraciones que me nacen. A veces pueden ser de la naturaleza o, como contaba, de mujeres argentinas, (…) Cuando me compran una prenda mando una tarjeta con el nombre de esta mujer argentina. Entonces trato de poner un poquito de historia nuevamente a la conciencia de la población, o de la usuaria en este caso. También me inspira mucho todo lo regional, trato de darle una identidad de Misiones para poder algún día llevar eso al mundo o mostrarlo en otros países, algo que nos represente a nosotros como misioneros también en Europa.” 

H: ¿Cuál es ha sido tu mayor desafío?

S: “Poder decidirme a nivel personal de lanzar la marca personal para mí fue un logro increíble, tanto de decisión mía, como para ponerle el pecho y el nombre a la marca, y realmente mostrar lo que hago, sin tener alguien a cargo que me esté haciendo pedidos como antes me dedicaba.”

H: ¿Cómo fue el cambio? Pasar de lo que hacía lo que estás haciendo ahora. 

S: “Desde el día que yo decidí largar la marca, la verdad que se me abrieron puertas increíbles, más de lo que yo esperaba. La marca se hizo conocido en un año y medio, logrando convocatorias de toda la provincia, así que es increíble lo que sucedió en poco tiempo, desde que yo decidí largarme y poder mostrar lo que hago.”

H: ¿Cómo te diste a conocer? 

S: “El primer certamen en el que yo me inscribí fue la ruta del diseño misionero, en la cual seleccionaban talentos y quedé segunda en ese certamen. Y la verdad es que la devolución de mis colegas, y de todo un jurado que evaluó mis diseños, fue como un empujón para mí. A partir de ahí fue una vidriera en la que otros diseñadores me vieron, otros colegas y me van invitando. Los clientes les gusta mucho lo que hago.”

H: ¿Pensas que las mujeres, por ser mujeres, tenemos algún desafío extra dentro del mundo de la moda?

S:  “En lo que es la provincia se están gestionando, a través de políticas públicas, una delegación y un equipo de trabajo con el cual, entre los colegas, podamos mostrar a nivel nacional lo que hacemos. En su mayoría somos mujeres, y también tenemos colegas varones.”

H: ¿Qué consejo le darías si alguien quiere arrancar? 

S: “El único consejo es que se anime, que se anime. Y no importa cuántos años lleva haciéndolo, o nunca es tarde para empezar. El primer paso es empezar, y lo demás se va dando solo. Se abren miles de poder de puertas maravillosas. Uno no tiene dimensión cuando arranca, pero la verdad es que el único paso es empezar. 

H: ¿Cuál ha sido tu mayor logro? 

“Para mí poder llevar como estandarte el nombre de mi abuela es todo. Que en la pasarela se vea la marca, que pueda lucirse Oli, o que a mí me digan Oli. Para mí es como seguir manteniendo viva la imagen de mi abuela.”

H: ¿Qué le dirías a la Silvana que arrancaba en este mundo hace un tiempo atrás? 

S: “A mi yo del pasado le diría que no se castigue tanto, que lo está haciendo bien y que ese momento va a llegar, y que todo el sacrificio y el esmero que todo el tiempo uno le pone, llega. Alguien ve el trabajo de uno siempre, así que hay que hacerlo, hacerlo y seguir haciéndolo.”

Como Silvana, vos también podés dedicarte a lo que te gusta, soñalo, pensalo, dedicale el tiempo que tengas, con fe plena en que va llegar.

En Misiones las mujeres pisamos fuerte, sabemos hacer, y hacemos, DE-TO-DO. No te pierdas nuestra próxima columna, la semana que viene, para conocer la historia de otra MUJER PODEROSA.