La cuarentena, el ASPO, el DISPO, el tapabocas, la burbuja social y la mar en coche, han amigado a la sociedad con la pornografía. Sea para romper la rutina dentro de la pareja, o para el auto-goce.

Salteándome el debate sobre si el porno puede o no puede ser feminista, la realidad es que es un contenido que se consume.

Ahora bien, este contenido – como todo – obedece y ha obedecido históricamente a una lógica patriarcal y marcadamente binaria.

El porno ha sido pensado para el disfrute del varón. Incluso el porno lésbico ha sido dispuesto estética y dinámicamente para el placer masculino. No por casualidad, según datos publicados por el sitio “porhub” (que vale mencionar que en diciembre de 2020 debió eliminar gran parte de su contenido porque el mismo provenía de “fuentes no chequeadas”), si bien hubo un incremento en la cantidad de mujeres que consumen pornografía, la gran mayoría de sus visitantes siguen siendo de género masculino, y esto no se debe precisamente  a que las mujeres estemos menos interesadas, sino que más bien se explica en relación con este enfoque hegemónico y diseccionado, que mucho tiene que ver con los arquetipos de sexualidad atribuidos a las mujeres y a los varones respectivamente.

La pornografía, como todo aquello que forja cultura, también debe ser pasada por las lentes violetas. ¿Quiénes son protagonistas del deseo y el disfrute? ¿qué es correcto y esperado en el acto sexual? ¿Quién complace y quien es complacidx? Todo esto se nos transmite a través del porno e impacta en nuestra intimidad, generando expectativas ilusorias y mandatos opresores, repensarlo es urgente.

Por suerte, una vez más, la oleada feminista ha revolucionado también este espacio, y hoy contamos con ofertas pornográficas anti hegemónicas, y aquí les dejo las siguientes sugerencias para motivarse:

  • AltPorn4You: porno anti mandatos.
  • LustCinema: porno feminista
  • Ersties: sexo real entre personas reales.
  • Pink&Withe: Queer.
  • JoyBear: porno más cercano al tradicional pero con enfoque de género.
  • FrolicMe: sexualidad libre de prejuicios.
  • Lustery: Porno casero.
  • FourChambers: arte y pornografía borran sus líneas divisorias y se amalgaman.
  • XConfessions: son videos armados a partir de fantasías eróticas de gente real.
  • Wild Galaxies: rompe esquemas con un porno que desafía lo convencional.

Espero que disfruten de la data que les dejo, solxs o acompañadxs hagamos del goce costumbre, cultura e inclusión.