“Síndrome de Alienación Parental” es un término acuñado por el profesor de psiquiatría Richard Gardner en 1985 para referirse a lo que él describió como un desorden psicopatológico en el cual un/a niño/a desprecia sin justificación a uno/a de sus progenitores, negándose a tener contacto con este/a, por encontrarse bajo la influencia del/la otro/a progenitor/a.

Este “Síndrome” fue rechazado como entidad clínica por las dos instituciones más reconocidas en el mundo en términos de salud y trastornos mentales: la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación Americana de Psicología (APA). 

Además comunidades médicas y legales han criticado duramente esta teoría, no solo por carecer de rigor científico, sino porque pone en riesgo a niñxs y adolescentes, revictimizandolxs, ya que al deslegitimar, relativizar o desacreditar sus dichos y afirmaciones, en esta suposición de que “están bajo manipulación”, favorece la perpetuación de situaciones de violencia y vínculos con progenitorxs abusivxs. Además que es un argumento falso que se utiliza para amedrentar a la contraparte en procesos judiciales.

La teoría, y su autor, son un tema que da mucho hilo para cortar, pero a esta altura ya es harto sabido que han caído en descrédito, por todas las razones que mencioné más arriba Y MUCHAS MAS.

No obstante ello, el 21 de Junio de este año, el diario Misiones Online, publicó en su portal digital una nota titulada “Padrectomía, qué es, y qué dice la Ley cuando la madre prohíbe el contacto del padre con los hijos” que trata sobre el Síndrome de Alienación Parental.

Ya desde el título en adelante la nota propone que somos las mujeres quienes utilizamos maliciosamente ardides para separar a nuestres hijes de sus padres… ¿harán otra nota que hable sobre lo que la ley dice cuando los padres separan a les hijes de sus madres? (?)

Entre otras cosas la nota afirmaba: “La «padrectomía» es cada vez más frecuente, se trata de una práctica en el que la madre busca quitar a la expareja de la vida de los hijos en común y que puede traer problemas emocionales y psicológicos tanto en el padre como en los hijos. En los menores las consecuencias se presentan a través del Síndrome de Alienación parental que tiene como característica principal la presencia de una campaña de denigración hacia un progenitor previamente querido por el niño, la que se inicia instigando temor y animadversión injustificadas y que suele producirse durante el litigio por la custodia del niño en un proceso de divorcio” (SIC).

En primer lugar, sobre el extracto de la nota transcripto, quiero destacar que aun en el hipotético caso en que reconociéramos la existencia del “SAP”, el texto, prácticamente descartando que los padres (varones) hagan uso de tal estrategia de influencia, directamente apunta a las madres (es decir, a las mujeres) como quienes ejecutan la conducta que desencadena el supuesto “SAP”. En mi barrio le decimos misoginia.

Me gustaría además destacar que en un país con índices de padres ausentes por las nubes, como es el nuestro, es llamativo que se haga una nota sobre el falso SAP – QUE NO TIENE RIGOR CIENTÍFICO – y no sobre cómo se desentienden muchos hombres de la responsabilidad para con sus hijes, que sí es una realidad que cuenta con estadísticas muy elocuentes.

Todo esto además – lo digo como dato de color – en el contexto de el día del padre, para hacerlo aún más paradójico.

Redondeando, considero que la nota es misógina, falaz, desinforma y desactualiza.

Retomando el artículo “DESINFORMADXS” https://magazinehenryka.com/politica/desinformadxs/, que escribí y fue publicado la semana pasada, como lectora siento que este tipo de publicaciones violentan el derecho a la información.

Hago un llamado de atención al Diario y la persona responsable de haber escrito “Padrectomía (…)”. No se pude publicar cualquier cosa, porque del otro lado hay gente leyendo que, amparadas en el derecho a la información veraz, entendiendo por tal motivo que lo que se publica en un medio está chequeado, se convencen de la veracidad del contenido de la nota. Opino que deberían bajarla y/o rectificar la información, al menos mencionando que el SAP ha sido rechazado como teoría científica válida, y poniendo en práctica la perspectiva de género a la hora de redactar.

Dejo aquí el link de la nota de Misiones Online para que puedan leerla completa: