Por Nadia Gibaja

Junto con el revuelo que causó – nuevamente – el debate en Cámara de Diputados por la aprobación de la Interrupción Legal del Embarazo, otra vez me tocó escuchar de boca de mujeres, “…el feminismo no me representa…”

Hablemos del feminismo. ¿Qué es el feminismo? es un movimiento social, político y académico que busca emancipar a la mujer a través del reconocimiento de derechos y prerrogativas que históricamente le han sido negados.

¿Qué conquistas logró el movimiento feminista? Por ejemplo el derecho a ingresar a instituciones académicas, el derecho a la patria potestad sobre lxs hijxs, el derecho al sufragio, las licencias por maternidad, el ingreso de las mujeres al mercado laboral formal, por mencionar algunos.

Cuando una mujer dice que el feminismo “no la representa” me pregunto si al decirlo tiene en cuenta que si pudo graduarse en cualquiera de los niveles educativos, si vota, si se ha tomado licencias maternales, si puede decidir sobre sus hijxs, si viaja sola, si puede divorciarse en condiciones equitativas con la contraparte, lo hace gracias a que antes de ella hubieron mujeres, autodenominadas feministas, que hicieron un inmenso trabajo al que hubo que poner cuerpo y mente para lograr la conquista de esos derechos de los que ahora ella también es acreedora.

Lo interesante de revisar la historia es conocer que muchas de las cosas que hoy damos por sentadas no nos fueron otorgadas buenamente y sin resistencias. Hubo antes que batallar, a veces por siglos, para conseguir derechos tan básicos como poder estudiar, viajar solas, decidir sobre la suerte de nuestrxs hijxs. Poder votar y presentarnos en los comicios como candidatas.

Me pregunto si saben quienes fueron Mary Wollstonecraft, Julieta Lantieri, Virginia Wolf… uff, podría nombrar miles. Mujeres que dejaron vida y obra, que realmente hicieron un sacrificio vital para que hoy, otras mujeres, sin memoria, que gracias a ellas gozan de los derechos que aquellas no gozaron, digan que el movimiento feminista no las representa.

El feminismo es el movimiento social más horizontal, diverso y expansivo que ha registrado la historia de la humanidad. Tal vez porque abraza los intereses de al menos la mitad de los seres humanxs sobre la tierra.

Es un saber científico, todo el tiempo se cuestiona a sí mismo, abre debates internos, avanza, crece. No todas las feministas estamos de acuerdo en todo, pero decir, como mujer, que el feminismo no te representa es al menos, ingrato.

Puede ser que no coincidas con algunas propuestas o ideas que embanderan al feminismo, pero si ejerces al menos uno de los muchos derechos, que como mujer, te asisten gracias al feminismo esa postura es cuanto poco incoherente.

Sé parte. Sé parte para honrar el legado y  la memoria de las que dejaron sus vidas para que vos y yo estemos donde estamos. Se parte para que lxs que vienen vivan en condiciones aún más igualitarias. Sé parte, por vos misma, por lo mucho que se nos ha allanado el camino.

Sé parte charlando con feministas y sacándote dudas, estudiando la historia de movimiento y de quienes lo han marcado, averiguando antecedentes, ampliando debates, dudando de lo prestablecido.

Nadie se salva solx. La sororidad es un camino de ida. No asientas en todo pero al menos date la oportunidad de reconocer que muchas de las cosas que hicieron de este mundo un lugar mejor vinieron de la mano del movimiento feminista, entonces, cuando digas que el feminismo no te representa quizás en el fondo escuches un ruidito que te indica que hay una pieza suelta en esa frase.