cropped-Magazine-Henryka-Logo.png

Finanzas con Perspectiva de Género: hablemos de las paredes de Cristal

Nadia Gibaja

En las últimas entregas de esta columna venimos charlando sobre mujeres, nuestra relación con el dinero y las finanzas…

Para hacerlo, debemos en primer lugar poner en orden algunos conceptos que nos van a permitir identificar donde estamos paradas y, desde allí, hacia donde y cómo queremos movernos y avanzar.

Hoy la idea es conocer a qué se refiere la expresión “paredes de cristal”, que no es otra cosa que una metáfora de las “barreras invisibles” que segmentan los puestos laborales, carreras profesionales y sectores de la economía, dejándonos a las mujeres las tareas peores pagas, más precarizadas y menos valoradas en término de prestigio social.

Estas paredes están hechas principalmente de estereotipos de género, que son el conjunto de reglas socialmente vigentes sobre cómo deben ser hombres y mujeres; y arquetipos de género, que son modelos de como son las mujeres y como son los varones, en oposición.

A las mujeres históricamente se nos ha relacionado con la dulzura, sensibilidad, vulnerabilidad, debilidad, amabilidad, pulcritud, orden, cuidados, y ámbito doméstico. Por esto, cuando ingresamos al mercado laboral, las tareas asignadas fueron principalmente de asistencia, enseñanza, limpieza y cuidado de personas. Y, lamentablemente, debo decir que no ha cambiado mucho al día de hoy.

En los procesos de socialización, mediante los cuales las personas desarrollamos habilidades y comportamientos necesarios para integrarnos a la vida social, acordes a las expectativas sociales que se nos asignan, a las mujeres todo el tiempo se nos marca de forma muy elocuente cuál es nuestro lugar y cuál no. En las jugueterías las cocinitas, los bebés, las casitas, el maquillaje, los juegos para ser secretaria o maestra, son mayoría en el sector niñas, todo en tonos rosa y pasteles (por supuesto).

En fechas especiales difícilmente se regale a las niñas un camión o herramientas, como sí se regala a los varones.

Esto forja, de forma constante y sutil, la idea en nosotras de que hay campos en los que no seremos aptas, o el desaliento de nuestro interés en ellos.

En la educación formal no pasa nada distinto, las ramas de literatura y ciencias sociales son vistas como de chicas, mientas que las matemáticas y ciencias duras se atribuyen a los varones. Esto se refleja en la etapa universitaria, donde en Argentina, a pesar de que 6 de cada 10 estudiantes universitaries son mujeres, solo el 25% de ellas estudian Ingeniería y Ciencias Aplicadas.

Como corolario, para descubrir como se traduce todo ello en el campo laboral, tomemos como ejemplo los datos elaborados por la DNEIyG en base a la Encuesta Permanente de Hogares (INDEC, 3er trimestre 2019), según la cual el sector construcción está ocupado en un 95,4% por hombres, el sector industria está ocupado en un 70,5% por varones, mientras que los sectores enseñanza y servicio doméstico están liderados por mujeres, en un 72,6% y 96,5% respectivamente. ¡Oh, que sorpresa! (?)

En relación al tipo de tareas donde las mujeres nos desempeñamos mayormente, además de tener peores salarios en general (en Argentina 4 de cada 10 mujeres asalariadas tienen un empleo informal, cuyo ingreso medio representa el 65% del ingreso de los hombres), enfrentamos mayores niveles de informalidad (36% versus 34,2%) y también mayores niveles de desocupación (10,8% versus 8,9%) que los varones. 

La buena noticia es que esta tendencia viene sutilmente en retroceso, pero hace falta ponerlo en palabras, concientizarnos y tomar acción para revertirla realmente. Una buena forma de hacerlo es poner el foco en las niñas, desde preguntarnos qué ropa les ponemos (un vestido dificulta el juego mientras que un pantalón lo facilita), qué juguetes les ofrecemos, qué contenido mostramos en pantallas, qué cuentos elegimos contarles, qué canciones cantamos con ellas, hasta cómo les hablamos sobre sí mismas.

Nos encontramos la próxima semana para seguir reflexionando sobre mujeres y finanzas con perspectiva de género.

relacionados