cropped-Magazine-Henryka-Logo.png

Escaleras Rotas: Obstáculos en las finanzas de las mujeres.

Nadia Gibaja

La frase “escaleras rotas” refiere a los obstáculos que las mujeres enfrentamos a la hora de capacitarnos académicamente, o crecer laboralmente, debido a que roles y estereotipos de género ponen sobre nosotras la mayor parte del trabajo doméstico y de cuidados.

Hola gente bella con ganas de echarle perspectiva de género a la vida… continuando con el tema mujeres y finanzas, hoy vamos a hablar sobre las escaleras rotas…

Se trata de la interrupción laboral o formativa que sucede cuando dejamos de dedicarnos a ello para encargarnos de les hijes, el hogar, les mapadres, etcétera. 

Como si estuviésemos subiendo por una escalera y de pronto un peldaño de la misma se rompe y tropezamos, o caemos.

Según informe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (segundo semestre de 2017 de la Encuesta Permanente de Hogares) alrededor de 16% de las mujeres deja de trabajar cuando tiene el primer hijo, o si continúa lo hace menos horas o en puestos más precarios, en promedio si antes empleaban 34 horas semanales para trabajar remuneradamente, pasan a dedicar 30.

En niveles socioeconómicos más bajos 1 de cada 2 mujeres deja de trabajar con la llegada de su primer hijo.

Por el contrario los varones – luego de tener el primer hijo – aumentan la cantidad de horas semanales de trabajo remunerado de 40 a 44, y la tasa de empleo masculina sube en un 7% en promedio.

Creo que este es el ejemplo más elocuente de lo que se conoce como estereotipo del “Hombre Proveedor, mujer cuidadora”, que explica en gran medida la causa de este fenómeno.

Por supuesto, esto se traduce en una disminución de los ingresos de las mujeres. 

Otro tanto sucede con respecto al ámbito de formación académica… Por ejemplo, según datos de Unicef (2017) el 20% de las madres de 19 años han finalizado los estudios secundarios, proporción que casi se triplica (56%) entre quienes no han sido madres. 

Deconstruir roles y mandatos de género, generar redes de contención y sostén para mujeres, así como también la implementación de políticas públicas que impulsen a ello, es el camino hacia una sociedad más justa y equitativa, donde todes tengamos las mismas oportunidades y podamos hacer valer realmente los derechos en igualdad.

La próxima semana le toca el turno al suelo lodoso, ¿querés saber de qué se trata? Estate atentx a las próximas publicaciones de ésta columna en Magazine Henryka.

relacionados