Sin dudas el rol de la paternidad en las nuevas masculinidades es una de las mejores facetas del desarmar las masculinidades hegemónicas. La paternidad responsable, presente, comprometida y afectuosa forma parte de las nuevas masculinidades que se replantean los roles construidos durante siglos. 

Ya vienen siendo bastante trilladas (aunque no desactualizadas), las frases “padre es el que cría” o sobre los varones que ejercen una paternidad responsable como una bendición de los cielos cuando solo están cumpliendo el rol que le corresponde. Asimismo con aquellos que se ocupan de las tareas domésticas y por ello pasan a ser seres maravillosos y no simplemente adultos funcionales, como deberíamos ser todes.

“tenes mucha suerte porque te re ayuda” No mi cielx, no es ayuda, es lo que le corresponde hacer.

Acaso a alguna de ustedes las felicitan o hacen un monumento por encargarse del súper, de lxs hijxs, de la casa, de las logísticas familiares cotidianas, etc?

Comenzaron a verse esas transformaciones donde los muchachos tienen que ponerse media pila (ser adultos funcionales) y les tiran mas flores cual héroes de guerra. Posta, paren la moto.

Más que común, tanto que se van a identificar con la típica situación del supermercado en la que se observa a un padre realizando compras con su hijx a upa, recibe sonrisas, miradas tiernas, comentarios de aliento, ofrecimientos de ayuda. Cuando en esa misma situación se encuentra una madre, aunque lleve dos hijxs a cuestas y siete bolsas del super no reciben ese mismo “apoyo social”.

¿Sigue siendo un fenómeno raro un padre responsable?

¿Por qué los esfuerzos maternos no son igualmente valorados?

Lamentablemente en el campo del ejercicio profesional también nos lo encontramos a diario, en los abordajes familiares y judiciales,  las mediaciones e intentos de acuerdos infructuosos, los pedidos (hay que pedirles) de alimentos que son  a contra voluntad y con mucha suerte son depositados por los padres como si realmente no se pudieran siquiera imaginar lo que significa criar, no les importa o  piensan que es responsabilidad sólo de las mujeres.

Nuestra sociedad naturaliza paternidades irresponsables a costa de las madres en particular pero de las mujeres en general.  

Tenemos que cuestionar y desarmar todo eso, mapaternar es 50/50.