Argentina será el primer país de América Latina en producir en serie la vacuna Sputnikv a través del laboratorio Richmond que apoyado y financiado por el Estado se preparó para llevar adelante un avance histórico basado en gestión Estatal y articulación política internacional, en un contexto de crisis sanitaria mundial en la que escasean las vacunas y miles de vidas se pierden diariamente.

No me puedo imaginar un contexto más complejo para presidir un país que el actual, sin embargo la oposición Argentina (derecha-Pro) continua haciendo nefastamente uso de la pandemia para denostar cualquiera sean las políticas de Gobierno. Espero, vaya quedando claro que no les importa la vida de lxs argentinxs.

¿Se imaginan ésta pandemia con Macri presidente? OMG! Su alianza y ejemplo es Jair Bolsonaro para graficarles un parecido (fosas comunes, 14 millones de casos, 374 mil muertxs, sistema de salud colapsado).

Esa utilización política de la pandemia es muestra clara de la miseria ética de una derecha que opera 24/7 los sentidos comunes con medios masivos de comunicación cómplices que están atentando contra la salud pública. 

Así, los golpes blandos vienen de la mano de la desinformación y las fake news como herramienta desestabilizadora con la necropolitica como pauta de que a la derecha Argentina no le importa nada.  

La suspensión de la presencialidad de las clases en porteñolandia (mayores índices contagios y muertes del país) es la nueva decisión en tensión. Ante la segunda ola, varios gobiernos del mundo vienen tomando esa misma medida con el objeto de bajar la circulación y frenar los contagios. La educación no se para, se retrocede la presencialidad para preservar vidas, parece sencillo de comprender pero Rodriguez Larreta dice que “los niños lloran por ir a clases en la ciudad de Buenos Aires” (cuando desfinanció sistemáticamente la educación pública durante 14 años).

Bueno, si de niños mimados y privilegiados hablamos, les deseo de corazón, que nunca los representen política, ni institucionalmente porque no les importan la vida de su gente.