Por Karla Maciel

¿Qué hacemos cuando encontramos una prenda que nos queda chica? La guardamos para usarla cuando estemos más flacxs. Que tire la primera piedra quien no lo haya hecho…

Al igual que guardamos una prenda para ponernos cuando estemos más flacxs, también hay un montón de cosas que postergamos para una mejor versión física de nosotrxs mismxs. Como si solo luciendo de determinada manera, pudiéramos hacer las cosas que nos gustan o queremos.

Hoy decidí decirle basta. Basta de postergarme. Basta de no poder disfrutar de lo que siento, de no poder decir lo que pienso porque tengo miedo de que haya gente que se aleje de mí por mis opiniones o ideologías. Basta de esperar a estar más flacx para enamorarme, para sentir que pertenezco, para sentirme linda, para salir a comer sin preocuparme por lxs demás, para ponerme ese short que tanto me gusta. Basta de no sentirme deseada porque mi cuerpo no es hegemónico.

Mientras nos pasamos postergando cosas para una mejor versión nuestra o deseando ser otras personas, pasa el tiempo y nos perdemos de tantos momentos bellos que el universo nos regala. Por eso, hoy te invito a que -cuando leas esto- puedas reflexionar sobre cuántos deseos y momentos pospusiste para después y si eso te hizo feliz…

Tenemos totalmente asumido que el éxito llegará cuando adelgacemos. Pero la realidad es que el mundo sigue siendo exactamente igual, tengas el cuerpo que tengas, y lo único que podes hacer para vos mismx es perdonarte y soltar.

Que lo único que pospongas sea la alarma para dormir unos 5 minutos más.