Por Alba Vicini

Escucha en la televisión comentarios variados cuando, la conductora del programa, preguntó a su entrevistado «¿sos feliz?», a lo cual respondió «…el ser humano se pasa toda la vida persiguiendo la felicidad, en eso estoy…»

Me puse a pensar y me pregunté ¿esa persona no se da cuenta que esa felicidad que tanto persigue está allí?

Qué mayor felicidad que poder ver el mundo exterior con esta maravilla que son nuestros ojos y todos nuestros sentidos!!

Pero no, ciframos nuestra felicidad en lo que nos pueda brindar otra persona o cosa que adquirimos, como si no nos fuera posible mirarnos a nosotros mismos y valorarnos por lo que somos.

La felicidad tiene que estar dentro nuestro, amar lo que hacemos, sentirnos bien con lo que tenemos, agradecer lo que la vida nos brindó sin envidiar ni odiar a nadie. Aceptarnos como somos

Es cierto que, a esta conclusión, llegué luego de toda una vida llena de errores, aciertos, pérdidas, desiluciones pero también de amor, sacrificios, alegrías y todos los condimentos que se van agregando a nuestras experiencias a lo largo de una larga vida, les recuerdo que tengo 79 años bien vividos.

Me considero una persona feliz, no me falta nada. Tengo una montaña de recuerdos, vivencias, experiencias y, en el resúmen de esta vida, soy una mujer muy feliz, con el deber cumplido, con todas las cuentas afectivas saldadas.

¿Dónde está la felicidad?

En nosotros mismos. No busquemos afuera, está aquí dentro nuestro. Disfrutemos.