Por Henryka

Entro a Google desesperada, ya no soporto el tic tac del tiempo (que hace que no me da señales), la ansiedad me carcome tanto como mi orgullo, “ NO LX LLAMES” me dice mi ego…¿o mi conciencia?, no tiene importancia, sólo vale que ambas tienen razón…NO LLAMES!

Pregunto al buscador, mientras transito un ataque de llanto, “cómo superar una ruptura de pareja”, debo reconocer que me sentí un tanto ridícula al hacerlo, pero agradezco haberlo hecho.

No se alteren ni se coman las uñas, no está en mis planes hacer el relato largo y detallado, sólo los tips que me resultaron sumamente efectivos para NO LLAMAR!

1- NO, A LA ESPERANZA

Dicen que el duelo por una ruptura amorosa es similar al de la muerte, pero con una GRAN, GRAN diferencia: ante la muerte sólo queda transitar el dolor, no existe otra posibilidad, las cartas están echadas; en cambio, en una ruptura amorosa, existe LA ESPERANZA. Sí, un plus extremadamente pesado de soportar a la hora de transitar el dolor. Nos aferramos a la esperanza con la esperanza de que algo o alguien cambie. Cuando nos hacemos consciente de eso y dejamos que la situación fluya, todo, absolutamente todo comienza a moverse y acomodarse.

2- CONFIANZA

Repetimos cual mantra (por lo menos yo) que confiamos en el Universo, en las energías y el efecto en nosotrxs; otrxs creerán en Dios o en un ser superior; algunxs en el libre albedrío pero, la realidad es que ante una ruptura es extremadamente difícil CONFIAR en que si, esa pareja, es lo que necesitas (no lo que queres caprichosamente) se va a dar, sólo es cuestión de relajarse y confiar. 

3- TIEMPO AL TIEMPO 

Reconozco que es exasperante que te lo digan cuando estás en un estado de desmoronamiento emocional, pero es lo más sabio que podemos hacer. Manejar la ansiedad de lo inmediato, soportar el rechazo, asumir limitaciones o (lo más difícil) estar solxs es, en este mundo con modalidad minuto a minuto, un tanto desafiante, pero les aseguro que trae beneficios inimaginables. Regálense tiempo, se lo van a agradecer.

4- NO IDEALIZAR MOMENTOS

Sepan que lo más común y cruel que hacemos -con nosotrxs mismxs- es idealizar la relación o a la otra persona. En una ruptura (pareciera una maldición) todxs caemos en el vicio de recordar los momentos bonitos, reales o fantasiosos, vividos con el/la otrx. Nos vamos armando en la cabeza, cual feed de Instagram, una realidad virtual donde sólo sonreíamos, nos abrazábamos, los besos no escaseaban como tampoco los momentos de compañerismo y ternura. ¿Y los otros, los que nos llevaron a romper?…esos quedan escondidos porque duelen. No sos perfectx, el/la otrx tampoco y tu relación -sea cual haya sido- se terminó. Punto.

5- RECONSTRUIR

Ser consiente que en la bolsa de sorpresas que el Universo (muy travieso él) tiene preparada para cada unx de nosotrxs, está la posibilidad u oportunidad de comenzar (no importa cuántas veces) de nuevo. Si te reconcilias con tu ¿ex? tu mayor desafío es construir una nueva forma de relacionarse, algo nuevo, diferente, que nutra a ambos. Si, por el contrario, te das cuenta que no era tan malo estar solx, disfrútalo al máximo sabiendo que el amor que nos tenemos es un imán para el buen amor de otrx.

6- SOS LA PERSONA MÁS IMPORTANTE EN TU VIDA,

No te olvides que sin vos, nada, absolutamente nada es posible.

Y vos, ¿que tips nos aportas para superar una ruptura?