Con elementos sencillos y domésticos, bombillas de luz, frascos, flores, luces y plantas de temporada, te acercamos ejemplos de lo que podemos hacer usando nuestra imaginación, creatividad y mucho amor.

Arrancó diciembre, la Navidad se anuncia con sus aromas (juro que siento “olor” a Navidad), sonidos, como el canto de las chicharras, las estrellas, que brillan con más intensidad que siempre y la Luna que pareciera nos invita a sonreír.

Esta va a ser una Navidad diferente, un invitado no deseado rondará nuestros hogares y pensamientos, el virus del Covid-19 no dejará de acecharnos y condicionarnos. Limitaciones y cuidados, siguiendo protocolos, forman parte de la organización de la mesa, pero no por eso dejaremos de agradecer y festejar la vida, que por difícil que es vale la pena ser vivida a toda intensidad.