La Astrología es básicamente -desde mi mirada-  un entramado maravilloso de diversas energías  propias, que sumadas, se transforman en el cuantum de esencias energéticas perfectas que cada uno de nosotros es y que está “dibujado” en nuestra Carta Natal.

El entramado podría ser así: 

**Hay una “ base” que la constituyen  las Luminarias (el Sol y la Luna ), que nos dicen quienes somos y cuáles son nuestros mecanismo de defensa, y dónde nos podemos esconder en un caso de “apuro”, emocionalmente hablando. Todo esto está “unido” al Ascendente que nos habla, nos muestra, nos acerca  a -lo que bautizaremos-  nuestro “destino”, que es la energía que, en todo caso, tendríamos que empezar a comprender mas dedicadamente.

**Un segundo “entramado energético”, que lo van a constituir los Planetas mas “blanditos”.  Venus, que nos habilita a  encontrarnos con  Júpiter, que nos “guía” -cual Ángel Guardián- en la búsqueda de nuestro sentido en la vida. Mercurio nos permite comunicarnos con todos -todos- los que nos rodean. 

**El tercer entramado energético, con Saturno por ejemplo, nos habla de nuestras responsabilidades y trata -trata- de que aceptemos nuestros limites y que aprendamos de ellos.  Marte, nos impulsa a hacer, a la acción, a la conquista, a emprender y a levantarnos si caemos. 

**Hay un cuarto entramado energético, más sutil de descubrir, que es el de los Planetas Transpersonales ( así los llamamos), que son Urano, Plutón y Neptuno.  Aquí la información va a depender de en que Casa estén estos Planetas y que relación tiene -entre sí- y con otros. Esta info la desarrollaremos en próximas columnas. 

** Y hay un entramado “ final”, que nos va a dar más información acerca de nosotros mismos y de nuestras relaciones con los otros. Tiene que ver con las Casas donde se ubican los Planetas, en la Carta Natal, y las relaciones que cada Planeta tiene entre sí. 

Sigamos entonces con el entramado…

Entramado sobre entramado, haciendo una red a nuestra entera disposición para que usemos todo -absolutamente todo- lo que nos regaló el Universo. 

Lastimosamente, a veces, usamos sólo algo del todo, pobrísimamente. 

Toda cualidad energética, que no se expresa de alguna forma -simplemente porque nuestro consciente, esta demasiado lejos de reconocer que esa cualidad nos pertenece- tiene que equilibrarse con una situación, acción, etc. que va a aparecer en el afuera nuestro, porque el Universo siempre nos pone una compensación, a lo que no sabemos, no podemos y/o, no nos atrevemos a usar . 

Y,  además, nuestro entramado , va a encontrar en el transcurso de nuestra vida, infinitos entramados, de todos los que nos rodean.  

Leave a Comment