Judith, hija de Margarita -mi amiga desde hace casi 60 años-, o sea desde nuestro secundario, siempre exclama “de los Planetas, amoooo a Júpiter”. Después de reírme y amarla por su graciosa declaración de amor, les cuento porqué me lo esta diciendo.

Ahí va

Todo se mueve en el Universo, nada es fijo, los Planetas se mueven y a veces -a veces- tocan algo del dibujo fijo de la Carta Natal (foto del cielo en el instante y el lugar donde cada uno de nosotros nació)

Ese “movimiento” y el hecho de que toque algo de la foto de la Carta Natal,  se llama tránsito,y un tránsito es una oportunidad de aprender algo SIEMPRE.

El punto es -como siempre digo- dónde nos paramos en relación a nuestras energías.  Si nos paramos en lo temeroso que todos tenemos en algunos momentos de nuestra vida, obviamente la oportunidad  de aprender, o sea la posibilidad que el tránsito nos brinda,  va a ser -probablemente- desaprovechada.

En cambio, si nos paramos en la esperanza de un nuevo aprendizaje, de una nueva oportunidad, obviamente el aprovechamiento va a ser pleno.

Cada uno de los Planetas tiene una tarea distinta. Ahora nos estamos refiriendo a Júpiter.

Júpiter, es un Planeta que tiene muy buena prensa, todos hablamos bien de él y lo llamamos “el Benéfico”, simple y llanamente porque a su paso, nos beneficiamos de alguna forma.

En la mitología, la Astrología está muy emparentada con ella, se decía que el dios premiaba  al que aprovechaba las enseñanzas que Júpiter enviaba, y castigaba los abusos de los que usaban su tránsito sólo para aprovecharse sin aprender.

Antes de seguir voy a ponerles un pequeñísimo ejemplo, de los muchos que he visto en estos 20 años de Astróloga, del paso de Júpiter, por la Carta Natal de una/un consultante .

Mi consultante, Gabriela, tenía que mudarse. Un tránsito de Júpiter se avecinaba por el Sol en Capricornio de su Carta Natal.

Como les puedo decir, Júpiter iba a pasar en ese tiempo -hace unos años atrás- por Capricornio e iba a “tocar” (en tránsito) al Sol en Capricornio de Gabriela.

Ella  deseaba fervientemente poder alquilar (se tenía que ir de donde vivía), en un lugar -en Ciudad de Bs As- que tiene varios edificios cercados, ocupando una manzana, con mucho espacio para que sus tres niños jueguen solos, mientras ella podría incluso mirarlos por el balcón. El departamento además, tenía que tener varios cuartos. Ese lugar que ella deseaba,  tan ideal tenía además pileta de natación para el verano, lo cual le solucionaría los temas de colonias de vacaciones para los hijos. Un lugar ideal!

Su deseo consistía en conseguir ese lugar.

Había llamado varias veces a diferentes inmobiliarias de la zona, para ver si había un departamento en ese espacio de varios edificios para alquilar, infructuosamente.

Y Júpiter se acercaba

Ya estaba por tirar la toalla, aceptar que no lo conseguiría, pero sólo faltaba llamar a una inmobiliaria. Último intento, se dijo.

Y Júpiter ya sobre el Sol.

Llama y el señor de la inmobiliaria le dice, – textuales palabras-  “sabe señora, acaban de retirar una seña para alquilar un departamento, es grande, tiene varios cuartos. No sé si es lo que necesita, pero si viene YA y está todo bien con los papeles, es para usted”.  

Esto es un tránsito de Júpiter!

Aquí no había solo un tema de ganar dinero con el tránsito y con la habilitación de Júpiter,  aquí era la disponibilidad que ella necesitaba, más la habilitación y oportunidad, que el Planeta le brindaba.

Júpiter nos cambia -en la medida que estemos atentos- el sentido de nuestra vida, sintetiza lo que esta demasiado abierto, y nos inclina a ir más arriba, para un destino cualitativamente mejor .

Nos habla de la abundancia de oportunidades, de la expansión, de la generosidad, del agradecimiento, de la confianza en lo que nos guía, en los maestros que a veces la vida nos pone a nuestro paso y nos enseñan tantas cosas que nos mejoran. Nos habla también de “viajes”, de los que podemos hacer con un tránsito del mismo. Viajes conociendo otros países, otras culturas, otras formas de pensar  y también viajes  para adentro de nosotros mismos,  trascendiéndonos y conociéndonos más y mejor.

Eso es Júpiter. Va a entrar en Acuario el 20 de diciembre de este año. Los Acuarianos a prepararse para aprovecharlo .