Y porque me pidieron por lo menos tres paginas de Géminis.

Venimos hablando de la versatilidad, de lo fluido, de lo que no permanece para nada estanco, de lo mental.

Entonces:

Tenemos que reconocer que los/las Géminis – probablemente – van  a tener que lidiar con los pegajosos, con la pasión (propia y ajena, simplemente porque a la pasión hay que sostenerla) les recuerdo que nadie es solo Géminis, esto es una especie de muestrario, lidiar quizás entonces con la intensidad, con el “para toda la vida” , básicamente porque todo esto,  de alguna manera,  significaría estancarse, inmovilizarse, dejar de jugar. Mas bien diría “dejar lo lúdico”.

Dice Terry L. Taylor en su libro “Los Ángeles como Mensajeros”, “…el juego no limita ni controla a nadie, es un medio para facilitar la comunicación entre las especies, por ejemplo, los humanos jugamos con delfines, con los gatos, con los perros…” Entonces vamos a jugar, diría Géminis, hablando de mensajeros.

Sigamos

Quizás, algunas cuestiones, trabajos, personas, vínculos, los absorban y muchoooo, hasta que se dan cuenta que están metidos en un berenjenal y que si se quedan, no van a poder salir.

Una cuestión es absorber conocimientos, información, lecturas, amigos, vida y otra MUY distinta es ser absorbidos por ellas; absorbidos por la información, lecturas, algunos amigos, conocidos, vecinos,  me aventuraría a decir, lo mas “peligroso” para Géminis sería el ser  absorbidos por otra persona y no tener la libertad para hacer lo que se les de la gana.

También hay que lidiar -diría Géminis- con esto de las emociones, tan pegajosas -otra vez- si vamos a jugar, para que vamos a llorar, para que sacar a relucir esas cuestiones de las emociones.

Insisto, hay que cambiar siempre, innovar, jugar.

Les recuerdo que estoy casada con un Géminis -que no es sólo Géminis- desde hace 50 años y lo cotidiano realmente LO ABRUMA. Jamás fue a su estudio de abogado por las mismas calles y a las mismas horas JAMAS!

Les encanta contar historias, saber historias, chusmear la historia, todo por arriba, un poquito aquí, un poquito de lo de allá, nada demasiado profundo por temor a quedar pegado. Es abogado y rockero, colecciona colecciones, que nunca acaba de coleccionar.

Hace unos años tenía un jefe Géminis, le puse su nombre -Fede- a un picaflor que en San Pedro me cautivó por su rapidez para libar de muuuuchas flores en un segundo. El Fede de San Pedro -que me recordaba a mi jefe- , no se quedaba en una sola flor, el Fede que era mi jefe, tampoco.

Y ya que hablamos de Géminis y de las emociones , (del para toda la vida con uno/a solo) porque no mirar que en general -en general- Géminis no tiene una sola esposa/o, obviamente es por esto de que el “para toda la vida”, no sólo no le “va”, sino que le produce pánico.

Es la escisión lo que le promete  -a la energía de Géminis- la posibilidad de complementarse,  de saber acerca de lo “otro”, no con el mismo interés de Libra por un solo “otro”, sino de todo lo “otro” que puede aparecer en la vida.

Ani, mi amiga Geminiana, me dijo “…vos dame palabras o las elijo yo y te armo “el relato”, de lo que sea”.

Dice Fito, “…hay alegría, alegría, en mi corazón…” Después viene la vida. Veremos diría Géminis

Gracias por leernos

                                   María Cortez 2021 (  tiempo de grandes esperanzas )