Por María Cortez

Y aquí vamos a estar, este “nuevo 24”,  inmersos en una situación inédita para todos y cada uno de nosotros, en este bello Planeta celeste que es nuestra casa.

Me sigo preguntando, acerca del porqué nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos.

Hace 84 años atrás aproximadamente Urano, el Planeta de los cambios y los imprevistos, estaba -también-  pasando por la Casa II, de la Carta Natal de nuestro Planeta.

Esta Carta Natal – de la que les hablo –  comienza con Aries (el big-bang de la creación), sigue con Tauro, con este pulso perfecto que tiene el zodíaco y del cual alguna vez les hable.

Abre Aries, fuego y principio; cierra Tauro que genera una forma, una masa, un Planeta y la energía se detiene en Tauro.

Tauro es la Casa II, del Planeta y por allí esta pasando Urano.

**Esta Casa II, se relaciona con los recursos, no sólo con los recursos económicos, sino también con el cuerpo como el recurso más importante que tenemos los seres humanos, sin ese “recurso”, no existimos.

**Urano es un Planeta de los que llamamos transpersonales, porque trascienden lo consciente, lo personal y lo conocido.

Urano se descubre cercano a la Revolución Francesa, que tiene como lema el valor de : la  Igualdad, La Libertad y La Fraternidad. Urano es el paradigma de EL CAMBIO, por eso la figura del Rey de Francia, que sería una figura de tenor Leonina, que es el opuesto complementario de Acuario cuyo regente es Urano, CAE, es más, lo pasan por la guillotina.

URANO ES LA REVOLUCIÓN  

Un paso del Planeta Urano en una Revolución Solar, que nos habla de los temas del año, nos permite ser realmente más auténticos, más nosotros mismos, obviamente si nos animamos a dejar atrás algunas cuestiones que nos atan al pasado, si nos animamos a cambiar.

Entonces, fíjense ustedes, lo que nos está sucediendo.

Los recursos de todo el Planeta, las economías de este Planeta, están cambiando y además se están cayendo, esperemos que no como el Rey de Francia.

Nadie se va a salvar de esto, todos estamos con el mismo tema, que baja el PBI, que bajan las acciones, que algunas empresas cierran, que otras vuelven a sus lugares de origen, las grandes empresas, las pequeñas empresas, etc.

Estamos cambiando tanto, que  el dinero -poderoso señor- también está cambiando. Nos ofrecen y nos publicitan, nos aconsejan que no vale la pena llevar esos hermosos papelitos de todos colores, $100, $200, $500 y $1.000  que tratábamos de conseguir como recursos y devolución de la energía que poníamos al trabajar.

Todo esto -nos dicen- se puede reemplazar con una tarjeta de plástico (una más), para que nuestros recursos no se vuelen por el aire, por ejemplo, o no se mojen…a propósito ¿alguna vez alguno de ustedes dejó “volar” unos de esos papelitos por el aire?

Otra vez Urano nos esta diciendo algo, y tenemos la oportunidad de volver a recordar que sin Igualdad, sin Fraternidad y sin Libertad, quizás perezcamos en una guillotina.

Este 24 nos encuentra así, tratando de fraternizar, queriendo volver quizás a la igualdad de siempre (regalos, besos, abrazos, papá Noel), pero sin la libertad para hacerlo.

No tenemos otra alternativa que cuidar nuestro cuerpo, no tenemos otra alternativa que ser  responsables del mismo, no tenemos otra alternativa que ser prudentes, estamos tratando de valorizar -de cuidar-  el recurso más preciado, nuestro cuerpo y no solo el nuestro, sino el de todos los que amamos, relegando la libertad,  por ejemplo, para otro 24 de diciembre.  

De todas maneras, y a pesar de todo, el Espíritu Navideño sigue sintiéndose. Es un tiempo de paz, de generosidad, de prosperidad de todo tipo y fundamentalmente de AGRADECIMIENTO.

Agradecer todo lo que el Universo, Los Maestros, Dios, o el nombre que ustedes quieran darle, es para mí el bálsamo que me ayuda a seguir adelante.

Por eso aprovecho para agradecerles a todos y cada uno de ustedes,  por haberme seguido, haberme leído, haberme acompañado y haberme acogido con tanto amor. 

Voy a tomarme este mes de enero de vacaciones en mi amado San Pedro, provincia de Buenos Aires, mi lugar en el mundo, para recuperar recursos, con esos cielos, esos atardeceres, esos amigos, esa gente y ese lugar tan bello.

Gracias y que Dios los bendiga a todos!

                                María 2020 -tiempo de grandes esperanzas-