Les recuerdo, tres de mis hijos muy amados y un nieto adorado (como mis otros dos nietos) son de Capricornio. El Universo dijo, María Cortez, algo para aprender.

Duritos por fuera, y en apariencia, por dentro también, en esta cuestión de la inexorabilidad y de postergar algunos de los placeres mas inmediatos para poder llegar al “logro”, a la meta.

 Tratando siempre de que las satisfacciones  -que en general son por el placer de lograr lo que se proponen, sea llegar temprano, sea cumplir lo prometido, sea colaborar con lo que dijo que iba a colaborar- se sigan refiriendo a los logros, y para esto Capricornio en general,  deja de lado lo prescindible para concentrar la energía en lo que sí -Capricornio puro y ya saben ustedes que nadie es Capricornio nada mas- considera imprescindible.

Es el mundo de la Ley, decía un profesor mío, las personas de este signo -o la energía de  Capricornio que todos tenemos en nuestra Carta Natal –  tienen que cumplir esencialmente con la ley, entonces aquí, en esta energía, no hay posibilidad de infringirla ( a la ley)  jamás.

Hay que hacer lo que hay que hacer y hacerlo muy bien!

Para la energía Capricornio, las “cosas” son simplemente así  como muestra la realidad, por lo que si vos -o el que sea- decide matarse tirándose debajo de un auto, es un problema tuyo. Capricornio va a tratar de mirar los hechos tal cual son y nada mas, esa es la realidad y Capricornio se va a “ajustar” (otra vez) inexorablemente a esa realidad.

Las emociones?

Bueno, vamos a dejarlas por ahora -por ahora- para los  signos del elementos Agua (Cáncer, Escorpio y Piscis) a no ser que tengas muuuucha energía de alguno de esos signos en la Carta Natal.  

El punto es que -en general- cuando dejamos las emociones a un costado, el cuerpo -doy fe- nos pasa la factura y probablemente (probablemente) nos enfermaremos.

En alguna medida, la Astrología y la Carta Natal también es y se “mueve” dentro de algunas “leyes” que el cielo mismo nos va diciendo .

A ver, todos los seres humanos nos movemos dentro de una Ley – decía un profesor  – que es así de inexorable -tal como Capricornio- que es la Ley de gravedad.

Responsables … a ultranza

Confiables …a ultranza

Esforzados … a ultranza ( no es cierto Caro B ?)

El tiempo que se necesita para cumplir con todo lo que se propusieron no  tiene, en realidad, mayor importancia, porque el  tiempo es el “reino” de Capricornio, no nos lo olvidemos.

Prioriza y prioriza, en general organiza priorizando y obviamente esas prioridades se cumplen sí o sí. Es imposible que Capricornio se vaya a dormir -en general eh-  sin saber lo que mañana  “tiene” qué hacer, qué ponerse, qué comer, qué cumplir, etc.

Cuando son niños, en general y en pos de este tema de la responsabilidad -y doy fe de ello por mi propia experiencia – los Capricornianos son hipermaduros  y -en general eh, porque hay que ver el resto de la Carta Natal – hacen lo que hay que hacer.

Bueno, una energía muy sabia en todo caso!

Nos vemos la semana que viene en Magazine Henryka, mil gracias a todos por leernos.

PD: a mis Capricornianos tan amados y admirados, Sandro D, Leandro D, Rafael D, Brenda D, Caro B, Romina B, Judith A. y Gabriela B.

 María Cortez 2021 ( tiempo de grandes esperanzas)