Vamos a terminar con Cáncer. La Luna es el regente de este signo y -frase prestada de Any- no nos olvidemos que, si bien es el satélite de la Tierra (no es un Planeta), tiene poder sobre las mareas, el momento del parto (el obstetra cuenta 9 lunas) y sobre las cosechas también!

Bien

Tantas veces digo y sé que les repito, que no somos sólo de Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, etc, que quiero contarles el porqué de mi insistencia.

El cielo, por consenso, esta “dividido” en 12 partes, conformando así nuestro Zodíaco.

Tenemos entonces 12 Casas que son áreas de experiencia (la Casa del trabajo, de la pareja, de la familia, etc), con 12 Signos, y con 10 Planetas regentes de esos 12 Signos.

Hay dos Regentes compartidos (por ahora), Mercurio lo comparten Géminis y Virgo; a Venus lo comparten Tauro y Libra (por ahora, insisto)

Entonces…

El Sol que vemos en el cielo, “pasa” por el espacio de cada uno de los Signos, cada 30 días aproximadamente. Por ejemplo, desde el 21 de marzo y hasta el 21 de abril, estamos -el Sol pasa- por el Signo de Aries y decimos que esa persona es de Aries porque nació en ese tiempo. En los 12 meses del año -el Sol- va a hacer un recorrido por los 12 Signos.

Hay otros Planetas que generalmente tienen un tiempo similar de recorrido por cada Signo, o sea, de un mes, y son Mercurio, Venus y Marte.

La Luna, demora solo algo más de dos días en pasar por cada signo, o sea que en menos de un mes, paso por los 12 Signos.

Otros Planetas tienen otro recorrido, Júpiter, por ejemplo, está aproximadamente un año en cada Signo, o sea que en 12 años recorre todo el Zodíaco.

Saturno, está aproximadamente algo más de 2 años en cada Signo, por lo que un ciclo completo de este Planeta  -el pasaje por todo el Zodíaco- es, aproximadamente, alrededor de 28 años.

Urano, Plutón y Neptuno, demoran mucho tiempo más en hacer este viaje por el Zodiaco.

Entonces y aquí vamos, nadie es de un sólo Signo, porqué?

Porque quizás cuando esa persona nació (y supongamos que nació en el tiempo de Cáncer), había – además de la Luna – otros Planetas quizás rezagados, pasando por Cáncer, por lo que si bien esa persona NO ES DE ARIES, tiene un fuerte componente ariano, aunque sea de Cáncer.

Sintetizando, tenemos ciertas características de cada Signo, no únicamente el de nuestro Sol. Al leer algunas revistas o diarios, en donde se encasilla o unifica a la persona bajo la influencia de un solo signo, es de alguna manera quedarnos con muy poco, sin embargo a veces es lo que mas vende, y no olvidemos que -por ahora- estamos en un tiempo de consumo.

Toda nuestro historia  se mueve, en general, por un sistema binario; somos buenos o malos, ricos o pobres, de Cáncer o de Piscis, etc.

Quizás la humanidad, de la que somos parte, en algún tiempo comprenda que el O se puede cambiar por el Y, simplemente porque la vida tiene momentos buenos Y malos, por ejemplo.

Y volviendo a lo que quería aclarar, somos Cáncer o Aries o Capricornio, y con componentes -a veces muy fuertes- de todos los otros Signos, desplegados maravillosamente en nuestra Carta Natal el “Y” es un puente que -en todo caso- nos permite incluir.

Vamos con Leo, el segundo de los Signos de Fuego!

Gracias por seguirnos.

María Cortez 2021 (tiempo  de grandes esperanzas)