Las emociones -para Pablo Coelho- son caballos salvajes que la razón no puede dominar. Encontrarse con ellas, para las personas de este signo, encontrarse con las emociones es  -digamos- relativamente fácil, como también es fácil, para ellos, en general, contener, proteger y preservar.

Estamos hablando de personas sumamente vulnerables, sensibles, de riquísimos  mundos internos, más que nada.

“…después veremos cómo nos las arreglamos…”diría Cáncer para protegernos. Para esto hay que hacer una valla y protegerse. Dentro -como ya les conté- están los que “eligen”  dar todo de lo que son capaces de dar; fuera, van a quedar los que tiene que seguir creciendo.

Las formas más conocidas, en relación a la manifestación de las emociones, son básicamente dos: EL AMOR Y EL MIEDO.

Cualquiera de las dos le sirve a Cáncer para encerrarse en su cuevita. Una interioridad  absoluta, en todo caso, tal y como era dentro del útero.

El sistema de protección que comienza en el útero, luego pasa a la familia, después al clan y, a ultranza, porque hay que  conservar  la historia de ese clan.

Por lo que -como se habrán dado cuenta- el pasado es más que valioso, es valioso lo que ocurrió en el clan y a sus integrantes.

Y como lo esencial para el signo de Cáncer es la pertenencia, la dedicación y la fidelidad a ese clan, que tiene una historia y un pasado, la resultante es -probablemente- que podrían llegar a pensar que  todo ese  tiempo pasado fue mejor, entonces, ahí se instalan.

Ese pasado, ese clan, tiene generalmente, por un lado el amor que le dio y da la familia.

Ahora bien (siempre hay un ahora bien), siempre hay otro lado,  esa “familia” conlleva también el miedo a salir de ella, el temor a salir del clan, donde se esta súper protegido, como en el útero.

Amor y miedo

En realidad salir del tiempo pasado -con el temor y el probable esfuerzo que supone hacerlo- es la real oportunidad que nos da el Universo de crecer, porque -en todo caso- el pasado es siempre más de lo mismo, y más de lo mismo generalmente (generalmente) NUNCA es mejor.

Hace casi 25 años atrás, trabajaba vendiendo publicidad para un diario bastante importante. Estaba estudiando, en ese momento,  Astrología, creo que en primer año (son cuatro), y bajaba a ver un editor del diario por un tema de la publicidad para ver dónde y cómo la ubicaba. El editor es de Cáncer y se había “fabricado” con libros, carpetas y papeles de todo tipo, uno arriba del otro como si estuvieran en estantes, más su propio escritorio, una casita, un cuadrado que tenia una sola salida. Era difícil verlo, pero para él era su cuevita, su lugar, donde podía estar y sentirse protegido.

Bien, dos cosas mas acerca de Cáncer:

**El pasado es tan importante, que quizás tengan los cancerianos/nas, miles de fotos de cuando eran pequeños, algún sonajero de esa época, el babero, las mamaderas, o lo que se les ocurra que puede llegar a guardar para “recordar” el tiempo pasado, porque no incluye nada de peligro.  Quizás  algunos de nosotros tenemos  algunos recuerdos que guardamos, pero en este caso se tratar de “atesorar”.

**La susceptibilidad -por lo cual llegar a las lagrimas resulta bastante “fácil” por lo que algunas veces vemos a los cancerianos/nas, como a la “defensiva” (aunque no lo parezca).

Bien por ahora nada mas, taza taza, cada uno para su casa (o su cuevita). Gracias por leernos y hasta el próximo martes, si Dios quiere.

                María Cortez 2021 ( tiempo de grandes esperanzas)