Y aquí estamos otra vez, agradeciendo.

Nos encontramos con el primero de los dos últimos signos del Zodíaco (Acuario y Piscis) y de vuelta, en un momento en donde, siguiendo el pulso del mismo -del zodíaco- volvemos a abrir.

Acuario es el ultimo de los signos del elemento Aire, junto con Géminis y Libra. Quizás ustedes han visto, que a veces, a Acuario se lo representa como  dos ondas que  parecen olitas, sin embargo esas “olitas” son ondas pero de energía.

Veíamos que Géminis -el primer signo del elemento Aire- hace un descubrimiento que lo lleva a investigar, a “curiosear”, a moverse, en todo caso, para ver de qué se trata lo que hay “afuera”.

Luego seguimos con  Libra -el segundo de elemento Aire-  que “descubre“ que hay un “otro” en el afuera y que podría llegar a complementarlo ( a Libra), por lo que ese “otro” pasa a ser algo esencial en su vida.

 Finalmente  llegamos a Acuario, en donde por primera vez descubrimos, no solo a un “otro“ sino a la comunidad, a los “muchos” otros que nos rodean, los que consideramos fraternales en todo caso (que no son solo los hermanos eh).

Urano es el regente de Acuario, y el planeta  sincrónicamente con lo que Urano nos trae se descubre cuando se inicia por aproximadamente en 1880,  en los albores de la Revolución Francesa, cuando el pueblo (lo común, lo comunitario) dice -no sé si por primera vez- basta del Rey! basta de uno solo dirigiendo al pueblo, decidiendo por los destinos de todos, basta de privilegios para uno solo!

Exigiendo por ello la LIBERTAD, IGUALDAD y FRATERNIDAD! Para todos eh, para todos.

Urano es en sí mismo una revolución, porque nos hace dejar atrás lo “viejo” (lo de siempre), lo que esta instalado, lo que tenemos “seguro” en nuestro chip, en nuestro backup  interno, en nuestro cuerpo, en nuestra cabeza, en nuestra forma de ver la vida y en nuestras  estrategias para sentir que estamos “seguros”.   

El planeta Tierra,  que tiene su propia Carta Natal, tiene a  Urano, el revolucionario, el loco (también  se lo llama así) transitando por la Casa II, de nuestro planeta.

La Casa II, tiene que ver con los recursos propios (económicos también) y con el recurso mas importante que tenemos los seres humanos, que para nosotros es nuestro cuerpo y para el planeta, el planeta mismo.

Vaya que estamos revolucionados!

Revolucionadas las economías de todo el mundo y revolucionados con un virus que nos puede llegar a matar.

Acuario es entonces, un signo -les recuerdo que nadie es sólo Acuario, simplemente por ahora estamos hablando de la energía “pura”- que no va a “necesitar” un lugar absolutamente “fijo” para sentirse en su propia casa, para sentirse seguro.

El cielo es su casa, cualquier lugar es su lugar. Después veremos las otras partes de la Carta Natal de un/una Acuario, que nos va a agregar otras cuestiones que van a favorecer esto de que cualquier lugar es su lugar o no.

Para poder hacer esto, de sentir que cualquier lugar es SU lugar, que cualquier casa es SU casa, obviamente tiene que dejar las emociones y los arraigos a un lado y poner la cabeza, la racionalidad en casi todos sus actos. ¿Probablemente?

Como estamos hablando de “cortes” o de irrupción de la energía, voy a dejar esto aquí mismo.

Nos vemos, quizás el próximo martes y gracias por leernos!

María Cortez 2021 ( tiempo de grandes esperanzas )