cropped-Magazine-Henryka-Logo.png

Maria Eva Jimenez “no encabezamos listas, ni estamos en lugares de decisión política real”

Julia Wall

Nos recibió con la mirada franca y una enorme sonrisa. Con frescura, le dedicó a nuestro encuentro una parte de su atareada mañana. Mientras nos acomodábamos, relató algunas historias sobre las decenas de versiones de Evita que nos observaban desde cada ángulo de su oficina.

Feminista, con actitud positiva y llena de energía. María Eva transmitió con firmeza su convicción de la importancia del trabajo en redes de mujeres, para lograr mayor equidad.

Henryka: ¿Qué pudiste ver desde que asumiste, sobre la realidad de las políticas municipales, en cuestiones de género?

“Queda pendiente que el presupuesto tenga perspectiva de género”

María Eva: En general me parece que queda mucho por conquistar. Nosotras armamos desde esta banca, la Red de Concejalas Renovadoras de la provincia. Las mujeres concejalas ocupamos un 30% de las bancas en el concejo deliberante. Es un numero interesante, honestamente, a mí me sorprendió, pero todavía falta un 20 para que sean 50 y se nota. No encabezamos listas, ni estamos en lugares todavía de decisión política real, entonces, hay un gran camino trazado, hay un gran camino hecho por compañeras que nos precedieron, pero queda mucho, ¿no?  Nos queda pendiente, que el presupuesto tenga perspectiva de género realmente, y que todas las políticas públicas de género tengan destinado un presupuesto real, no las sobras, porque supuestamente no son políticas importantes. Me parece que falta darle una importancia real a las políticas de género para que se le destine el presupuesto adecuado.

Henryka: ¿Qué posibilidades hay de hacer algo al respecto desde el Concejo?

María Eva: Estoy agradecida porque venimos construyendo un montón, además tenemos el acompañamiento del Ejecutivo Municipal desde donde se financiaron 7 mujeres que han sido víctimas de violencia y estamos trabajando en ampliar los colaboradores de esta política pública, e incluir a los privados. Para esto, nos reunimos con la CADEM (Cámara de Mujeres Empresarias de Misiones), con la Cámara de Comercio y con la Cámara de Constructores, para contarles que existen programas nacionales, en los que, si incorporan a mujeres víctimas de violencia, así como a personas de la comunidad LGBTI+, tienen un descuento de las cargas patronales y un montón de beneficios, para impulsar la contratación de esta población. Entonces, ya algo tan significativo como es la oportunidad laboral, lo estamos haciendo desde acá. Por otro lado, el articular que se concientice y visibilice sobre violencia de género en todos los eventos culturales municipales.

Henryka: Como concejala ¿Qué acciones se pueden plantear para generar políticas de estado con perspectiva de género?

“Nos metieron en la cabeza que las mujeres nos peleamos entre nosotras. Eso no es cierto”

María Eva: Creo que desde el vamos, hay que incentivar a ocupar los espacios, la participación política. Hay que dar las herramientas a quienes creen que no tienen herramientas, porque la realidad es que el hombre al que le ofrecen un cargo, va, no se cuestiona si tiene o no tiene herramientas para ocupar espacio. Y la mujer, dice no, yo tengo hijos y aparte, qué voy a hacer… entonces, hay que ir a contar y a pedir a las mujeres, que si les ofrecen un espacio político, que lo ocupen, y después vamos a estar todas las mujeres que somos una gran red, para acompañar, para capacitar, para intercambiar información. Como mujeres ocupando espacios políticos, lo que podemos hacer es dar visibilidad y acompañamiento a las otras mujeres que están en el mismo lugar, que están ocupando espacios, dar las herramientas a quienes no las tienen. Recibir las herramientas nosotras que quizás no tenemos, trabajar sin mezquindades, creo que la manera más inmediata para hacer algo, es la solidaridad entre mujeres. Y el trabajo en red. Parece algo tan simple y la verdad es que es tan complejo, porque nos metieron en la cabeza que las mujeres nos peleamos entre nosotras y parece que terminamos respondiendo a eso. Es como una profecía autocumplida y yo doy fe, gracias al trabajo que venimos haciendo en red, que no es así.

Henryka: ¿cuál es el principal obstáculo para ingresar y crecer dentro del sistema político, siendo mujer?

“las mujeres terminamos excluidas de las cuestiones importantes porque se resuelven a la madrugada”

María Eva: La distribución de tareas y la carga horaria que tenemos las mujeres. El problema no es solamente la inequidad en la distribución de horas al respecto de los hombres y las tareas del hogar y de cuidado, sino también que, si bien estamos hablando de una construcción igualitaria y equitativa, la sociedad sigue diagramada en términos de horarios, como si fuese una sociedad en donde solamente los hombres ocupan lugar de poder. Entonces, las mujeres terminamos excluidas de las cuestiones importantes, porque se resuelven a la madrugada, o a las 9 de la noche, o a las 13:00 horas, cuando ya mi hijo se quedó solo en el jardín y lo tengo que ir a buscar. Entonces, me parece que ya estamos adentro. Yo quiero correrme de la idea de empoderar a mujeres, me parece como que quedó anticuado. Las mujeres tenemos poder, tenemos un montón de poder y en red, tenemos más poder todavía, pero tenemos que ser visibilizadas y tenemos que ser contempladas a la hora de diagramar los horarios y los trabajos que se hacen en políticas.

Henryka: ¿Qué opinas sobre la falta de visibilización de la mujer en el sistema político?

“sigue faltando esa escucha, para ser tenidas en cuenta en lugares de decisión política real”

María Eva: Sigue faltando esa escucha, para ser tenidas en cuenta en lugares de decisión política real. Yo he visto que muchas de mis compañeras concejalas del resto de la provincia tienen, sin lugar a dudas, no solamente la capacidad para ser intendentas, sino también el acompañamiento de los vecinos y de las vecinas y la experiencia para llevar a cabo el cargo. O sea, que es cuestión quizás de que entre nosotras nos visibilicemos.

Henryka: Qué opinión te merece la opción “Sandra Giménez gobernadora”?

“siempre que haya mujeres en cargos expectantes de realización política, tendrán el acompañamiento de las mujeres”

María Eva: Yo no compartí mucho con Sandra. La conozco lógicamente, porque es una figura muy representativa de nuestra provincia en términos de política, porque ocupó un lugar fundamental. Una mujer que llegó al lugar de mucha expectativa para todas las mujeres y por lo tanto es de mucha admiración cualquier mujer que llega a ocupar el cargo, como Sandra. Y siempre que haya mujeres en cargos expectantes de realización política, tendrán el acompañamiento de las mujeres.

Henryka: ¿Cuáles son tus objetivos próximos al respecto de continuar o no la carrera política?

María Eva: Yo creo en la política y me crie sabiendo que la política es la herramienta para construir la sociedad que queremos. Entonces, ahora que tengo este espacio, no quiero más que seguir estando en este espacio.

Henryka: Desde Henryka, ¿qué podemos hacer para ayudarte?

María Eva: Que sigan visibilizando mujeres en espacios políticos!

Henryka: ¿Sentís que tenés libertad para tomar decisiones o antes de decidir preferís consultar a más personas?

María Eva: Las decisiones las tomamos en conjunto, con mi equipo. Trabajamos de manera horizontal y por eso las decisiones se toman acá y nunca tuve ningún tipo de cuestionamiento. De hecho, el perfil que quizás tengo yo, tiene algunas cuestiones determinantes que podrían haberse cuestionado y no lo fueron.

Henryka: ¿Qué mensaje darías a las mujeres que están queriendo incursionar en política y no se animan?

María Eva: Ah me encanta! Que estamos las mujeres para recibirlas, para acompañarlas, para intercambiar las herramientas que algunas adquirimos. Pero que no es “solas”, que cualquier mujer que quiera ocupar un espacio político, va a tener una red de mujeres que va a estar para contener, acompañar y para visibilizar y motivar su crecimiento, siempre. A través mío y a través de muchas compañeras.

relacionados

¿Hay racismo en Argentina?

En nuestro país se extendió un discurso que sostiene que aquí el racismo no existe. Aquí cuando alguien dice «negro o negra» se refiere a personas de pueblos originarios, de barrios pobres, o afrodescendientes.